Renewable Energy in Mexico City

Energía renovable en la Ciudad de México

La Ciudad de México (CDMX) lidera el país y la región de LATAM en energía renovable a medida que desarrolla un mercado solar resistente e introduce varias políticas climáticas como parte de su transición verde. Habiendo logrado avances notables en energía renovable durante la última década y ganando reconocimiento internacional por sus esfuerzos, esperamos que la CDMX se convierta en el ejemplo de una ciudad impulsada por la energía renovable en México.

Los fundamentos de la energía renovable se mantienen sólidos

Actualmente, hay seis ciudades en México que han introducido objetivos y políticas de energía renovable, así como objetivos de emisiones netas de carbono cero para 2050, cubriendo a 13.5 millones de personas o aproximadamente el 13% de la población urbana en México.

La CDMX está liderando el movimiento de ciudades renovables, asignando US$17.1 millones al año a la capacidad solar distribuida y con el objetivo de agregar 350 MW para 2024. También espera producir 2.1 millones de litros de biodiesel por año a partir de aceite de cocina residual, a partir de 2024.

La ciudad ha ha introducido hasta ahora políticas relacionadas con el clima para la energía, la calefacción y la refrigeración, y el transporte. En 2020, ganó el Desafío One City Planet de WWF, lo que demuestra su respuesta exitosa a los objetivos del Acuerdo de París.

Ciudad Solar

El programa de energía renovable más innovador de la CDMX es la iniciativa Ciudad Solar (Ciudad Solar), presentada en 2019, que ofrece subvenciones a empresas y edificios residenciales que buscan instalar calefacción solar térmica. El proyecto Solar City tiene como objetivo introducir numerosos desarrollos solares de pequeña a mediana escala, incluidos techos fotovoltaicos (PV) en edificios públicos, iniciativas para pequeñas y medianas empresas y capacitación en tecnologías solares.

Se espera que el programa se ejecute hasta 2024, como parte de la Estrategia de Sostenibilidad Energética, proporcionando alrededor de US$4 millones en subvenciones a aproximadamente 400 empresas anualmente y otros US$8.5 millones para financiar 135,000 sistemas en propiedades residenciales.

La iniciativa introduce una nueva norma local que define las especificaciones técnicas para el uso de energía solar en calentadores de agua residenciales y comerciales. La norma exige que los edificios residenciales de cuatro pisos o menos instalen tecnología solar térmica. El esquema también proporcionará capacitación y certificaciones para instaladores de sistemas solares para estimular el establecimiento de más empresas solares certificadas en la ciudad.

Se espera que Solar City fomente la adopción de tecnologías solares en las principales industrias mexicanas. Por ejemplo, la iniciativa financiará el 30% del costo inicial de la instalación de sistemas solares para molinos de nixtamalización de maíz (plantas que remojan, cocinan, lavan y pelan el maíz, un alimento básico en la dieta mexicana). Esto podría luego extenderse a otras industrias si inicialmente tiene éxito en los molinos de maíz.

Oportunidades de energía renovable en transporte y edificios

Para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en su extenso sistema de transporte público, la CDMX espera producir 500 litros de biodiesel por día a partir de aceite de cocina usado, para alimentar alrededor de 200 vehículos de transporte público. El gobierno de la ciudad está trabajando con el Instituto Politécnico Nacional para convertir el aceite de cocina en biodiesel en la planta de producción de la organización. CDMX también verá una mayor electrificación del transporte durante la próxima década con la introducción de autobuses eléctricos.

La Ciudad de México fue la primera en América Latina en otorgar un bono verde municipal, en 2016, por US$50 millones. Los bonos verdes, o bonos climáticos, son una opción de financiamiento relativamente nueva que ofrece a las empresas financiamiento para desarrollar proyectos amigables con el clima, como edificios y sistemas de transporte neutrales en carbono. El bono de la CDMX se utilizó para financiar proyectos de infraestructura y movilidad resilientes al clima, que incluyen agua potable, aguas residuales, eficiencia energética en alumbrado público e infraestructura de metro.

Tenemos una perspectiva positiva a largo plazo 

Habiendo ganado atención internacional por sus desarrollos de energía renovable y sus esfuerzos para reducir las emisiones de carbono, esperamos que la CDMX lidere al país en el desarrollo de proyectos efectivos de energía verde en un entorno urbano. Si tiene éxito, creemos que la iniciativa de la Ciudad Solar podría replicarse fácilmente en otros centros urbanos importantes de México, utilizando las lecciones aprendidas de la CDMX. Contáctenos para obtener más información sobre el monitoreo de energía y las iniciativas de construcción ecológica en México.